Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Observaciones

Existe una relación estrecha entre el nivel educacional, empleo y la criminalidad. Mientras más alto es el nivel educacional mayor es la posibilidad de incorporarse al mercado laboral. Como consecuencia, el rezago educacional se traduce en el rezago del potencial económico del país. El hecho económico se complica aún más, si tomamos en cuenta que los jóvenes que se encuentran fuera del sistema escolar son más propensos al comportamiento delictivo que sus pares opuestos. Estudios realizados en Estados Unidos nos señalan que los costos directos e indirectos por mantener un estudiante fuera de la escuela, por un periodo de un año como desertor escolar, sobrepasan los costos de inversión por mantener un alumno en la escuela por un periodo de doce años (Vázquez, 2204).
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en todo momento existen 450 millones de personas afectadas por condiciones mentales, neurológicas o de comportamiento. Las estadísticas revelan que durante el 2005 134,835 pacientes fueron atendidos en salud mental en Puerto Rico. Las personas con trastornos mentales están usualmente sujetas al aislamiento social, estigma, pobre calidad de vida y alta mortalidad. Cabe recalcar que si estos trastornos no se identifican y se tratan a tiempo, los mismos continúan afectando a los/as niños/as y jóvenes en su auto-estima, educación, vocación, socialización y actividades de la vida cotidiana, durante toda su vida.
El aumento en la deserción escolar y delincuencia juvenil son indicadores del futuro difícil e inmenso costo social que enfrenta la sociedad puertorriqueña en general si no actuamos inmediatamente y asertivamente con las condiciones y problemas de salud mental que exhiben los/as niños/as y jóvenes. Durante años diversos sectores en el campo de la salud mental han clamado por la apremiante necesidad de más y mejores servicios de salud mental para menores, así como por la creación de más centros de intervención que ayuden a los estudiantes a lidiar y superar situaciones o disturbios emocionales que afectan su desempeño cotidiano.




Translate »